martes, 5 de noviembre de 2013

"La esperanza del Tibet" de José Vicente Alfaro. Buen descubrimiento

Dentro de la lectura conjunta que organiza mi querida Laky en su blog Libros que hay que leer, a la que me apunté porque ya tenía mono después de bastante tiempo sin apuntarme a ninguna, esta reseña de "La esperanza del Tibet" de José Vicente Alfaro. Sinceramente, no me ha defraudado.

Autor:

(de su página web)

José Vicente Alfaro (Huelva, 1976), licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, retoma ahora su vocación por la escritura, desarrollada durante su juventud pero aparcada después por los avatares de la vida y las obligaciones del trabajo. 

Obsesionado con recuperar el tiempo perdido y empeñado en establecer una clara línea divisoria con el mundo adulto, se afana en escribir absolutamente convencido de que con cada nueva historia que brote de su imaginación, estará un poco más cerca de conservar intacto al niño que todos llevamos dentro.

Datos técnicos:

Título: La esperanza del Tibet
Autor: José Vicente Alfaro
Editorial: Círculo Rojo
Encuadernación: Rústica con solapa
Tamaño: 15 x 21 cm
Páginas: 240
Fecha de publicación: 2013
ISBN: 9788490309322
Precio: 12,00 euros

Sinopsis:

(de su página web)

El Tíbet, siglo XIII. El llamado «País de las Nieves», antorcha del budismo en Oriente, se encuentra bajo la autoridad del Imperio mongol, cuyos dominios se extienden por la mayor parte del planeta conocido.

En semejante contexto, el fallecimiento del líder de la principal escuela budista del país obliga a sus seguidores a iniciar la búsqueda de su reencarnación: un niño que todavía desconoce la sabiduría que encierra en su interior, y el papel que el destino le tiene reservado para el devenir de su pueblo.

Entretanto, una humilde familia de origen campesino, acosada por las agresiones del ejército mongol, abandona su aldea natal y se ve forzada a emprender un viaje de consecuencias imprevisibles para cada uno de sus miembros.

Una novela vibrante y emotiva que sumerge al lector en un entorno de leyenda donde el fervor de las gentes y la crudeza del paisaje se armonizan para conformar una sola piel.


Mi opinión:

En general, una buena novela. La historia engancha y uno sigue las peripecias de los protagonistas entre los monjes con verdadera atención. Magníficamente ambientada, se nota que el autor ha trabajado sobre la época y el lugar donde suceden los hechos.

En cuanto a los personajes, lo cierto es que está muy bien reflejado el carácter de los orientales en general y de los budistas en particular. Thupten y Chögyam, los hermanos protagonistas, son de características muy marcadas, y sobre todo me parece que sobresalen Dorjee y Lobseng. Los «malos» no lo son tanto, aunque haya alguno que lo parezca más...

En cuanto a los aspectos lingüísticos creo que es una novela muy bien escrita, con un estilo bastante actual pero dando al contenido esa pausa que caracteriza a los pueblos orientales, así como la parte fantástica y religiosa. Totalmente recomendable.

Errores, gazapos y otras cosas:

Debo decir que he leído esta novela en formato digital, por lo que, al depender del tamaño que damos al texto, hay más o menos páginas, es un poco difícil hacer coincidir los errores que he visto con las páginas reales del libro en papel. Aún así, con la referencia de que mi lectura constó de 378 páginas en formato digital, voy con lo que he encontrado:

1. Pag. 180. Dice "habían empleado más de una semana llegar a su destino...". Debería decir: "habían empleado más de una semana en llegar a su destino...". Error leve que se puede subsanar fácilmente. 
2. Pag. 242. Dice "apenado por que su resolución se hubiese producido de una manera tan cruel". Debería decir: "apenado porque su resolución se hubiese producido de una manera tan cruel". Cada día ocurre más, pero en este libro es la única vez que lo he visto.
3. Pag. 285. Dice "les habían proveído con una espléndida cantidad de dinero...". Debería decir "les habían provisto de una espléndida cantidad de dinero...". El participio «proveído» se utiliza en el mundo del derecho como "Resolución judicial interlocutoria o de trámite" según la RAE, por lo que hay que utilizar el participio irregular «provisto». En cuanto a la preposición «con», creo que es más correcto utilizar «de».

Y nada más. Pocas cosas, sin duda, y casi todo menos grave.


Esta reseña se encuadra dentro de la lectura conjunta organizada por el blog Libros que hay que leer y se irá actualizando a medida que aparezcan las reseñas del resto de participantes.

31/10/2013 O meu cartafol
01/11/2013 
04/11/2013 Escribo Leo
07/11/2013
08/11/2013
11/11/2013
12/11/2013
13/11/2013 

8 comentarios:

  1. No me llamaba al principio este libro,pero después de ver tanta reseña favorable, al final le voy a dar una oportunidad, que parece estar bastante bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu reseña, Pepe. Me alegra mucho que te haya gustado. Y gracias también por alertarme de esos gazapillos :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por participar y por tu reseña
    Me alegra que te haya gustado.
    Coincidimos en nuestras apreciaciones. A mí también me pareció una buena novela, bien documentada y escenificada y me gustaron los personajes que, dentro de mi limitada experiencia con el mundo oriental, me parecen creibles.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por proponer la lectura conjunta. Besotes...

      Eliminar
  4. Lo que más me atrae de esta novela es la ambientación, ese carácter oriental del que hablas; y el tema budista suele resultarme atractivo.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails